La crisis del coronavirus ha empujado al mundo a una nueva etapa dominada por el acrónimo VUCA: volatilidad, incertidumbre (uncertainty, en inglés), complejidad y ambigüedad. Esto ha impactado de lleno en el comportamiento de los usuarios y, por ello, los buscadores han tenido que adaptarse con rapidez para responder a las inquietudes emergentes con solvencia.

Es en este contexto donde entra en juego el algoritmo de posicionamiento de Google Query Deserves Freshness (en castellano, se traduciría como “consultas de búsqueda que merecen estar actualizadas”), que ha ganado protagonismo en la situación actual.

Query Deserves Freshness, la respuesta de Google ante la novedad

A diferencia del recién estrenado Google BERT, el algoritmo Query Deserves Freshness (QDF) ya cuenta con una dilatada trayectoria en el conjunto de sistemas que definen el posicionamiento orgánico, puesto que Google lo puso en marcha en un lejano 2007 y lo actualizó en 2011

Sin embargo, este algoritmo está hoy más activo que nunca. Se encarga de analizar los patrones de búsqueda del usuario para detectar cuándo está tratando de acceder a información actual y cuándo no. De este modo, el objetivo del Query Deserves Freshness es reorganizar las páginas de resultados para que primen aquellas que encajen con la intención de búsqueda más reciente. 

Por tanto, Query Deserves Freshness se activa cuando Google registra un aumento inusitado de los volúmenes de búsqueda o menciones a un tema en concreto principalmente en tres entornos: revistas y blogs, páginas de medios de comunicación y consultas directas en el buscador.

Los contenidos en torno a la COVID han resaltado la importancia del Query Deserves Freshness

En la actualidad, este algoritmo de Google está desempeñando un papel fundamental para replantear las SERP en infinidad de búsquedas marcadas por la actualidad de la COVID-19. Tanto la crisis del coronavirus como la desescalada han modificado la intención de búsqueda en torno a temáticas muy amplias como las relacionadas con las finanzas personales, los temas laborales, el deporte y el cuidado personal, la educación, el ocio dentro y fuera de casa… 

En general, según los ejemplos analizados con la herramienta SEO Sistrix en España, el Query Deserves Freshness ha introducido páginas transaccionales en los resultados de búsqueda que antes incluían mayoritariamente blogs o vídeos (por ejemplo, en el caso concreto de la actividad física y el cuidado personal). Pero, del mismo modo, guías temáticas como aquellas relacionadas con el ámbito laboral han ganado posiciones al incluir información relativa a la COVID.

Cómo aprovechar el efecto del Query Deserves Freshness en la estrategia SEO

Hay distintas formas reforzar el posicionamiento orgánico considerando la acción del algoritmo Query Deserves Freshness:

  • Adaptar la estructura y el contenido del sitio web a los condicionantes de la nueva normalidad: hay que cuidar tanto las páginas transaccionales (productos, categorías) como aquellas más informativas. De hecho, un case study publicado en Search Engine Land mostró que los e-commerces sufren una pérdida de visibilidad SEO drástica al eliminar las URL informativas. Por tanto, conviene trabajar siempre teniendo en cuenta la intención de búsqueda del usuario en su sentido más amplio y su nuevo buyer’s journey
  • Ajustar la estrategia de content marketing para, por un lado, revisar los artículos más evergreen, identificar aquellos que cobren relevancia ahora y ajustar su contenido teniendo en cuenta las nuevas situaciones que está generando la COVID-19; y para, por otro, incluir temáticas sujetas a la actualidad en el calendario editorial. Hasta que la nueva normalidad se asiente, la flexibilidad será clave en la planificación de los contenidos.
  • Implementar los datos estructurados: estas pistas marcadas en el código web señalan a Google el tipo de contenido de las páginas para facilitarle la interpretación de la información. De hecho, la fecha de publicación es un tipo de dato estructurado muy relevante en el caso de los blog posts. Los datos estructurados permiten, además, que la SERP de Google muestre la web con formatos enriquecidos (rich snippets) o como parte del Knowledge Graph. Todo ello contribuye a que los resultados sean más atractivos para el usuario y logren un mayor porcentaje de clics.
  • No perder de vista el entorno offline: con las políticas de salud pública incidiendo de manera directa en el día a día de los clientes, lo que sucede en el mundo offline influye de forma determinante en qué buscan y qué les preocupa a los usuarios online. En este sentido, es muy importante mantener actualizada toda la información relativa a cada paso que vayan dando los negocios. En el caso de contar con establecimientos físicos, Google My Business es un aliado clave para fortalecer el SEO local cuando las búsquedas del tipo “cerca de mí” o “marca + ciudad” se multipliquen con la reapertura. 
Las normas en las tiendas físicas será una información de gran relevancia para los usuarios

Y, en medio de la volatilidad de mayo, un core update de Google

Además, en mayo, Google ha liberado una profunda actualización de su algoritmo muy centrada en servir los resultados más relevantes para cada consulta. Para Google, esto pasa por identificar la intención de búsqueda del usuario y por interpretar la calidad del contenido de las páginas. El Query Deserves Freshness se une así a BERT y a muchos otros algoritmos que trabajan unidos para asignar posiciones.

Una vez más, la generación de contenido útil, de calidad y actualizado siguiendo las Quality Raters’ Guidelines de Google se revela como la herramienta infalible para mantener un buen posicionamiento orgánico en épocas de incertidumbre, como esta que nos ha tocado vivir con la irrupción de la pandemia por COVID-19. 

Contacta con nosotros